EL SECADERO

Recibe este nombre porque  hace unos 70 años fue un secadero de tabaco, hoy convertido en cafetería-bar por Rosi, su dueña, en el 2006 que  decidió  recuperar  la construcción y abrir un establecimiento con sabor añejo decorado con aperos de labranza y antigüedades rústicas, la mayoría regaladas por los vecinos de Las Herencias. No se lo pierdan es un museo etnográfico.

Pero lo mejor de El Secadero son las comidas hechas con oficio y  esmero de Rosi.  Tiene una amplia carta de platos y postres. Una de sus especialidades son los asados de cordero, cochinillo y cabrito, increíbles de buenos. Sin olvidarnos de sus migas o su cocido hecho con mimo a fuego lento desde el amanecer. Y de colofón una gran variedad de postres todos caseros, bizcochos, tartas de chocolate y fresa, de limón, perrunillas, etc. que empiezas a ensalivar solo con olerlos.

Pero todavía hay más  puedes encargar los platos que quieras, desde el desayuno hasta la cena y  Rosi te los lleva a la casa encantada.  Y encima a un precio estupendo. No te puedes perder degustar alguno de  estos suculentos platos. ¡¡Están de rechupete!!

El Secadero está a la derecha de la iglesia, en la calle Mediodía 14. T: 925 82 66 93; 685 98 23 70

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn