LOS CASTILLOS

En la reconquista se construyó un castillo sobre una barranca que dominaba toda la vega del Tajo. En el siglo XVIII fue derribado cayendo sus restos al río. Popularmente los lugareños hoy en día le llaman los castillos,quizás por su historia o por la elevada ribera que el río hace en esta zona. En la parte más baja en la orilla hay una franja de arena muy fina donde se puede contemplar el Tajo en todo su esplendor. Es una extensión enorme del río que kilómetros más adelante conduce hasta el embalse de Azután. En la entrada hay una zona recreativa con columpios, merendero, barbacoa y un observatorio de aves. Realmente  es un paraje de costa. Nadie diría que estás al lado del Tajo. Un lugar idílico para practicar piragüismo.Cuando el cauce del Tajo baja hay quién asegura haber visto restos del castillo. Desde la casa se llega en un momento.Merece la pena verlo.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn